todo el humor de Internet y del más allá

Un niño pegándole una patada a otro en sus partes nobles

… y como es más pequeño que tú, no le puedes devolver la patada en los cataplines. O como dice el refrán, no por mucho madrugar, patada en los cojones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *