todo el humor de Internet y del más allá

Salto y planchazo en el cemento de la piscina

Dios mío, qué dolor de planchazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *