todo el humor de Internet y del más allá

Y señores, esto es lo que pasa cuando un adulto ya crecidito intenta sentarse en una sillita de bebé o trona en un restaurante. Patético a más no poder!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *