todo el humor de Internet y del más allá
Bueno, en realidad es un coche teledirigido, ninguno de los dos, ni el niño ni el perro, llega a los pedales, ¡pero es tan divertido que hasta da igual! Jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *