todo el humor de Internet y del más allá

Niño gracioso pringado hasta las cejas de un pastel de cumpleaños

Venga, que creo que en la oreja izquierda aún te queda un hueco para rellenarlo de pastel. Bebés y pasteles azules… mala combinación. Pero eso…eso es felicidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.