todo el humor de Internet y del más allá

Teledirigido

Bueno, en realidad es un coche teledirigido, ninguno de los dos, ni el niño ni el perro, llega a los pedales, ¡pero es tan divertido que hasta da igual! Jejeje